La imagen más disputada de Barack Obama

barack-obama-shepard-fairey

La vida de Shepard Fairey parece indefectiblemente ligada al arte callejero, los tribunales y Barack Obama. Y por tanto, también a la actualidad. El pasado viernes fue detenido por pintar grafitis en las calles de Boston, pero también es noticia por otro litigio, en este caso con la agencia de noticias The Associated Press.

El flamante presidente le debe a Fairey una imagen que ha dado la vuelta al mundo en forma de póster, salvapantallas e incluso motivo de camisetas. El diseño del cartel ha triunfado y en AP exigen un trozo del ‘pastel’, ya que, reclaman, la imagen se basa en una fotografía de su propiedad.

Fairey ha respondido a la demanda pidiendo a la justicia federal que le declare libre para servirse de esa fotográfía sin que haya infracciones de los derechos de ‘copyright’.

barack-obama-shepard-fairey021

El fotógrafo ‘freelance’ de The Associated Press Mannie García tomó la instantánea en abril de 2006 y, reconvertida en cartel, se utilizó en infinidad de ocasiones durante la campaña electoral de 2008, tantas que hasta el propio Obama agradeció el gesto:

“Me siento privilegiado por ser una parte de su trabajo artístico”.

Según publica ‘The New York Times‘, los responsables de AP contactaron con Fairey a finales del mes de enero para exigir parte del dinero ganado, pero se han topado con un contrataque legal de los abogados de este artista callejero, con cierto prestigio en EEUU. Su equipo de defensores asegura que Fairey sólo usó la fotografía como referencia, para despúes transformarla en una:

“imagen impresionante, abstracta e idealizada que creó un poderoso nuevo significado y expresa un mensaje radicalmente distinto“.

El asunto queda en manos de los tribunales, que discernirán si Fairey debe pagar o no una cantidad a AP por el uso comercial del cartel. Este artista, de 38 años, es uno de los máximos representantes mundiales del arte callejero y fue pionero en el uso de pegatinas y pósters como forma de expresión sustituiva de los ‘clásicos’ grafitis.

Fuente: El Mundo.